lunes, 17 de febrero de 2014

LIDERAZGO DOCENTE QUE PROMUEVE LA RESPONSABILIDAD SOCIAL

SOBRE NUESTRA RESPONSABILIDAD SOCIAL EDUCATIVA

El ser humano hace vida en sociedad
De ello podemos estar muy seguros pues todas nuestras actividades se realizan en compañía de otras personas. En la actualidad las empresas han decidido preocuparse por el impacto de sus actividades en la sociedad dado que sus miembros forman parte de la misma y toda acción que beneficie o afecte a la misma repercutirá en los mismos.

Esta preocupación resalta un nuevo compromiso que debe ser asumido por los gestores de las empresas públicas y privadas: la Responsabilidad Social.

En la mayoría de los casos la población confunde que la Responsabilidad Social es asunto sólo del medio ambiente. En realidad la cuestión se extiende a la creación de políticas que tiendan a mejorar por medio de instrucciones la calidad de vida de las personas, de los profesionales, de las instituciones y de la sociedad en general. En ese mismo grupo podemos deducir el funcionamiento o servicios de las instituciones del Estado por medio de los sujetos que las dirigen o son miembros se constituye en una Responsabilidad Social. 

Si una empresa pública o privada se preocupa por mejorar su servicio sus resultados no sólo serán en el plano empresarial sino que también mejorará la vida de los individuos que se dirigen a la misma en busca de sus servicios.

El sector educativo no se queda atrás. La Responsabilidad Social educativa debe ser asumida por la Gestión y todo el personal docente y administrativo que conforme un Centro Educativo. Por ejemplo se puede poner el caso de que en cierto plantel existe cierto comportamiento entre sus empleados que provoca la perdida de armonía en el desempeño de sus funciones o el caso de que en un centro educativo se manifiesten comportamientos como violencia o agresiones, violaciones a la puntualidad, irrespeto a las autoridades, violaciones a los reglamentos institucionales del Centro o del Ministerio, indisciplina por parte de los estudiantes y por algunos de los docentes, etc. Estos casos forman parte de una situación que de alguna manera repercute en la comunidad educativa y si se extiende por largo tiempo se convierte en un problema social. Cualquiera de los casos mencionados antes puede ser tratado por medio de un proyecto que a corto, mediano o largo plazo presente soluciones a tal o cual situación.

La Responsabilidad Social debe ser asumida por todos
Preocuparse por el buen funcionamiento de la institución compete a los gestores del Centro Educativo, pero preocuparse por el buen desempeño profesional en el mismo es responsabilidad del docente. Toda acción nos remite a una reacción y sucesivamente la cadena de acciones y reacciones no terminará.  Las propuestas de soluciones deben ser discutidas o sugeridas por cualquier miembro que sienta la preocupación de que tal o cual situación esta presentándose. Imagínese que estalle una reacción de irrespeto hacia un profesor, estudiante o Gestor por parte de uno de sus compañeros y que dicho suceso sea tratado como desapercibido y sin apego a los reglamentos en el momento adecuado. Pueden surgir elementos que imiten el ya mencionado en circunstancias diferentes, pero con las mismas características de irrespeto e indisciplina. El simple hecho de ser comentado interna o externamente creará los inconvenientes mínimos para establecer que en dicho Centro Educativo no se respetan las reglas y por tanto no se educa al individuo correctamente como se esperaba y por tanto que sus directivos y docentes no están asumiendo su responsabilidad.

La Responsabilidad Social Educativa es competencia de todos y debe comenzar en los organismos que forman parte de la Gestión o Dirección, pero también debe ser asumida por los sujetos que dependen de dicha Gestión. El funcionamiento correcto de una institución educativa promueve el comportamiento civilizado de la comunidad que hace vida participativa directa o indirectamente. Es deber de la Gestión elaborar propuestas que se encaminen a promover el buen servicio con efectividad y calidad para la comunidad educativa en general.

Los cambios que como consecuencia se generen serán aprovechados por los sujetos internos o externos a la institución. Los méritos serán compartidos por la comunidad educativa. Sus egresados siempre estarán orgullosos de haber pertenecido a tan prestigioso Centro de enseñanza que influyo positivamente en sus vidas y en consecuencia tendrán siempre el deseo de que sus hijos ingresen al mismo espacio educativo donde estuvieron sus padres o madres.


Es posible lograrlo? Creo que lo necesario es iniciar por nuestro interior. Si cambiamos como personas podemos cambiar como sujetos profesionales y por tanto, cambiará nuestra institucionalidad.

Gremialismo docente y ADP

¿Donde están esos votos de OCTUBRE 2018?  Los profesores en elecciones nos conocemos y al final todos nos queremos. Gremialismo docen...